martes, 20 de mayo de 2008

El secreto admirable del Santo Rosario

“No es posible expresar cuánto prefiere la Santísima Virgen el Rosario a las demás devociones, cuán benigna se muestra para recompensar a quienes trabajan en predicarlo, establecerlo y cultivarlo y cuán terrible, por el contrario, contra quienes se oponen a él.
El Rosario, recitado con la meditación de los misterios:
nos eleva al perfecto conocimiento de Jesucristo;
nos purifica del pecado;

nos enriquece con gracias y méritos;
nos da la victoria sobre nuestros enemigos;
nos facilita la práctica de las virtudes;
nos inflama en el amor a Jesús;
y finalmente, nos obtiene toda clase de gracias.

Meditemos, pues, la vida y sufrimientos de Jesús mediante el Santo Rosario. ¡Nadie podrá comprender jamás el tesoro de santificación que encierran las oraciones y misterios del Rosario!”
(extracto de "El secreto admirable del Santísimo Rosario", de San Luis María G. de Montfort)
------
Misterios Gozosos (Lunes y Sábado)
1º La Anunciación
2º La visitación de María a su prima Santa Isabel
3º El nacimiento de Jesús
4º La presentación de Jesús en el Templo
5º El Niño perdido y hallado en el Templo
Misterios Luminosos (Jueves)
1º El Bautismo de Jesús en el Río Jordán
2º Las bodas de Caná
3º Jesús proclama el Reino e invita a la conversión
4º La Transfiguración
5º La institución de la Eucaristía
Misterios Dolorosos (Martes y Viernes)
1º La oración de Jesús en el huerto de los olivos
2º Los azotes que recibió Jesús atado a una columna
3º La coronación de espinas
4º Jesús carga con la Cruz
5º La Crucifixión y Muerte de Jesús en la Cruz
Misterios Gloriosos (Miercoles y Domingo)
1º La Resurreción del Señor
2º La Ascensión
3º La venida del Espiritu Santo en Pentecostés
4º La Asunción de la Virgen en cuerpo y alma al Cielo
5º La coronación de María como Reina y Madre de todo lo creado
------

1 comentario:

Jorge Pardo dijo...

Muchas gracias por publicar estas lineas tan alentadoras. Por si les interesa en este link está el texto íntegro.
http://www.iteadjmj.com/LIBROSP/secretoros2.pdf

Con María, Todo por Jesús!